Los pequeños con cáncer tendrán un aula hospitalaria solo para ellos.

Torrecárdenas y la asociación Argar llegan a aun acuerdo y crean un espacio educativo exclusivo.

Los pequeños con cáncer tendrán a partir del inicio del curso escolar un aula hospitalaria exclusiva para ellos. El Hospital Torrecárdenas de la capital, junto con la asociación de padres de niños con cáncer de Almería (Argar), han llegado a un acuerdo para que esto sea posible, y tanto los niños, como los adolescentes a los que les toca luchar contra esta cruel enfermedad puedan ir a clase sin que esto suponga ningún riesgo para su salud.

El aula hospitalaria a la que hasta el momento acudían todos los menores hospitalizados, quedará por tanto dedicada al uso exclusivo del área de Onco-Hematología del centro, y la sala de juegos ubicada en también en la tercera planta, en el área A, pasará a ser el aula hospitalaria para el resto de niños y niñas de pediatría. En Almería cada año se diagnostican entre 20 y 30 nuevos casos de cáncer infantil y adolescente, niños por los que Argar trabaja día a día desde hace más de 18 años. El Hospital Torrecárdenas dependiente del Servicio Andaluz de Salud (SAS) es el centro de referencia de Argar. Desde que naciera Argar, el colectivo de padres de niños con cáncer ha conseguido grandes avances en la atención a los pequeños.

Unidad de Cobalto-terapia, Hospital de Día Infantil, aumento de la edad pediátrica, además de dotar cada habitación del Área de Pediatría de televisión, vídeos y consolas de videojuegos donadas por Sony España, frigoríficos, sillones relax, etc… En el año 2002 se inauguró la llamada sala de juegos renovada totalmente por Argar, donde los niños y niñas hospitalizados han disfrutado de sus ratos de ocio. Fue al año siguiente, en 2003 cuando el Hospital Torrecárdenas suscribía un acuerdo con Argar para la puesta en marcha de una Unidad de Oncología Infantil que sería años después la primera que se crea en un hospital almeriense y que dará cobertura a los menores afectados de la provincia. El apoyo que ofrecen a todas las familias con pequeños y adolescentes afectados de cáncer y ha recordado que disponen de una casa de acogida y de profesionales y voluntarios que ayudan a sobrellevar la cruel enfermedad. Concretamente, Argar está compuesta en la actualidad por 187 familias afectadas a las que ofrece atención social y psicológica, casa de acogida, apoyo escolar y ayudas económicas para desplazamientos. Colabora con el Hospital Torrecárdenas de Almería, como centro de referencia de enfermos oncológicos pediátricos, donde los voluntarios desarrollan especialmente su labor, organiza diferentes actividades de ocio y tiempo libre con los pequeños y realiza campañas de información y sensibilización dirigidas a la sociedad, como la de captación de posibles donantes de médula ósea.

El objetivo principal de la asociación es mejorar la calidad de vida de los niños y adolescentes oncológicos, y a través de la atención social dada, ofrecer restablecimiento, en la medida de lo posible, de la normalidad de la familia, elaborando estrategias que den respuesta a las necesidades que se presenten a través de diferentes programas.

FUENTE: ELALMERIA.ES

FOL – UD3: Modificación, suspensión y extinción del contrato de trabajo.

UD 3: MODIFICACIÓN, SUSPENSIÓN Y EXTINCIÓN DEL CONTRATO DE TRABAJO

La residencia de mayores ‘El Zapillo’, en una “situación caótica”

Fuente: IDEAL.ES/ALMERIA

almeria-zapillo--575x323

El colectivo de auxiliares de clínica y ayuda a domicilio de la residencia de mayores ‘El Zapillo’, ha denunciado mediante una concentración frente a su centro de trabajo la situación “caótica” que están viviendo tanto ellos como los residentes.

“Hace tiempo que estamos trabajando bajo mínimos, porque la ratio de nuestro colectivo esta más baja que la mínima legal (Ley 5 de noviembre de 2007). Esto significa, un sobresfuerzo de los trabajadores a costa de nuestra salud”, ha expresado la portavoz del comité de empresa de los trabajadores.

Según han contado algunas de las auxiliares que han participado en el acto de protesta, debido a la no reposición de las vacantes, cada vez es más complicado mantener los horario pautados. La situación es extrema y frustrante para los trabajadores pero también para los residentes: “Personas que desde hace unos meses cenan a las 20 horas y no desayunan hasta después de las 11 o 12 horas (16 horas después)”, han contado alguna de las trabajadoras, quienes son reacias a dar sus nombres por miedo a represalias.

Aunque llevan tiempo sufriendo las inclemencias del ajuste económico, la situación se ha agravado considerablemente desde que se ha producido las dos últimas vacantes, “una el 4 de Mayo del 2014 y otra el 10 de Julio del 2014”, apuntan las trabajadoras, quienes no entienden por qué desde Dirección no han visto necesario cubrir estas plazas.

Para dos familiares que han participado en la concentración, la palabra es “impotencia”. “Mi madre, que tiene 85 años, se enfada mucho porque la mayoría de los días está en la cama hasta las once o doce de la mañana, lo que afecta a su humor y por tanto a su salud”, cuenta una de ellas, quien reconoce estar desesperada.

Por el momento la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales no se ha pronunciado al respecto, pero prometen hacerlo a lo largo de la jornada de hoy.